martes, junio 12, 2007

Cronica - GP de Canadá -


Lewis Hamilton demuestra sus quilates ganando con autoridad

Por motivos de salud me fue imposible escribir acerca del gran premio de Canadá celebrado el pasado Domingo 10 de Junio, hoy recuperándome, tratare de ilustrar lo sucedido en dicha carrera en Montreal. Gracias a todos los visitantes que han regresado al blog a pesar de no ver ninguna publicación reciente.

Del caos, Lewis Hamilton sobresalió como un brillante diamante para adjudicarse su primera victoria de Fórmula 1 después de solo cinco presentaciones en la máxima categoría.
No era de extrañar la primera victoria del moreno teniendo en cuenta sus cuatro segundos puestos consecutivos en las últimas carreras, además del tercer puesto obtenido en Australia, primera fecha válida del mundial.
Pero lo más sorprendente fue de qué forma Lewis obtuvo la victoria. El joven de solo 22 años mostró una frialdad digna de un reiterado campeón del mundo y en ningún momento perdió la calma en una carrera repleta de accidentes, y muy propicia para que un novato cometa errores.
Más haya del incontestable triunfo de Hamilton, la nota saliente del día fue el terrible accidente protagonizado por el polaco Robert Kubica, de BMW.
Kubica se rozó con el Toyota de Jarno Trulli cuando promediaba la vuelta 26 estrellándose de frente contra el muro interno que lleva a la horquilla del circuito Gilles Villeneuve. Posteriormente el coche de Kubica dio vuelta de cabeza y terminó desintegrándose a medida que cruzaba la pista. Por un momento se temió lo peor para el polaco, pero una vez que fue extraído de la cabina se comprobó que Robert solo había sufrido un esguince de tobillo, sumado a algunos magullones propios del terrible accidente.
Volviendo a la faz deportiva lo cierto es que esta edición del Gran Premio Canadiense no solo fue accidentado por el choque de Kubica. Desde el arranque mismo comenzaron los incidentes. Lewis Hamilton no hizo un buen arranque y faltó poco para que Nick Heidfeld le arrebatase el liderato. En tanto su compañero Alonso intentó una arriesgada maniobra por el lado externo de la primera curva, que acabó con el español cruzando el césped para retornar a la pista y de milagro evitar una colisión con Hamilton.
El error de Alonso fue muy bien aprovechado por Hamilton y Heidfeld, quienes tomaron rápida distancia del bicampeón del mundo, que se acomodó finalmente tercero. Tampoco fue buena la partida de Kimi Räikkönen, quien además golpeó a Massa en la primera variante.
El moreno Hamilton rápidamente tomó distancia de Heidfeld marcando récord de vuelta tras récord, al punto de girar 1 segundo por vuelta más rápido que el alemán de BMW y ni que hablar de Alonso, a quien en pocos giros le generó una distancia de 15 segundos. Claro que el coche del español sufrió las consecuencias del despiste de la primera curva.
El mal día de Alonso continuó con otros dos despistes en la primera variante, a tal punto que perdió el tercer puesto a manos del Ferrari de Felipe Massa. Por su parte Kimi Räikkönen no encontraba forma alguna de adelantar al Williams de Nico Rosberg, de excelente partida. En el giro 19 Nick Heidfeld realizó su primer repostaje y dos vueltas más tarde lo siguió el líder Hamilton. Justo cuando Hamilton regresaba a la pista, Adrian Sutil estrellaba su Spyker Ferrari contra uno de los muros canadienses. El coche de seguridad hizo su primera aparición perjudicando enormemente a todos aquellos que aún no se habían repostado. Alonso y Rosberg intentaron burlar al coche de seguridad repostándose cuando este ya había hecho su ingreso. El director de la carrera no vaciló y tanto Alonso como Rosberg fueron penalizados con 10 segundos cada uno.
Cuando el box finalmente fue abierto, la mayoría de los pilotos se detuvieron, entre ellos el Ferrari de Massa y el Renault de Fisichella. Sin embargo cuando estos se disponían a regresar a la pista no advirtieron que la luz del semáforo de boxes estaba en rojo y pasaron raudamente al polaco Robert Kubica, quien sí se encontraba detenido esperando la luz verde para regresar a pista. La falta fue lo suficientemente grave para que Massa y Fisichella fueran excluidos de la carrera con bandera negra. Lo que no se entiende es porqué el director de la prueba esperó 25 vueltas para tomar la determinación.
La contienda finalmente se reanudó en el giro 26 y cuando el líder Hamilton se disponía a completar la primera vuelta de relanzamiento, sobrevino el tremendo accidente de Kubica.
La competencia pareció retomar la normalidad después del segundo ingreso del coche de seguridad, pero en el giro 49 Christijan Albers sufrió un despiste y destrozó su alerón delantero sembrando de filosos restos la pista. Fernando Alonso estuvo a punto de chocar al intentar evitar los escombros. Todo pareció salirle mal esta vez al bicampeón, quien al menos pudo resarcirse durante el giro 53 cuando ingresó junto con Räikkönen a repostar, y logró birlarle la posición al finlandés en un duelo rueda a rueda en la calle de boxes.
Una vez que la pista fue despejada el clasificador mostraba posiciones sorprendentes como el tercer puesto de Rubens Barrichello, el cuarto de Alexander Wurz y el quinto de Heikki Kovalainen.
Cuando la carrera finalmente parecía encaminada hacia un final calmo, otra vez un accidente sacudió al pelotón. Esta vez fue Vitantonio Liuzzi quien estrelló su Toro Rosso contra el muro de la recta principal. El italiano perdió una gran chance de acabar cuarto, teniendo en cuenta que Barrichello debía repostarse una vez más.
El coche de seguridad permaneció un par de giros y con diez vueltas por delante la carrera se reanudó con Hamilton muy firme en el liderato, seguido de lejos por Heidfeld. Wurz en tanto resistió los embates de Kovalainen, aunque finalmente logró controlarlo vueltas más tarde. El austriaco finalmente ocupó el último escalón del podio, una sorpresa para la escudería del legendario Frank Williams.
Kovalainen en tanto remontó un desastroso fin de semana personal, para igualar el mejor resultado de Renault de la temporada, un cuarto puesto. Esta vez Heikki, quien partió último, no falló y mantuvo la calma en momentos decisivos. Su compañero Fisichella podría haber acabado cómodamente en el podio de no ser excluido de la prueba.
El quinto puesto de Kimi Räikkönen fue la escasa recompensa de Ferrari en una jornada para el olvido. No solo el equipo fue superado claramente por McLaren, sino también por la escudería BMW.
Párraf
o aparte para la sobresaliente actuación del nipón Takuma Sato. El piloto de Super Aguri dio todo para acabar en los puntos y sobre el final protagonizó una increíble remontada, que lo llevó a rebasar claramente a Ralf Schumacher y posteriormente a Fernando Alonso por el sexto puesto. Ver a un Super Aguri rebasando con facilidad a un McLaren Mercedes no es cosa de todos los días.
Con el triunfo del domingo, Lewis Hamilton le birla el primer puesto del campeonato a su coequipero Alonso y ya hay quienes pronostican un duelo sin cuartel entre ambos al mejor estilo Senna-Prost. Lo cierto es que el británico ahora aventaja al español por 8 puntos. Felipe Massa se encuentra tercero con 33 puntos.
En el campeonato de marcas McLaren Mercedes domina con facilidad, 80 puntos contra 60 de Ferrari y 38 de BMW Sauber.
Dentro de solo cinco días la Fórmula 1 estará disputando el Gran Premio de los Estados Unidos en el mítico Indianápolis. Allí seguramente hará su debut en F1 el jovencísimo alemán Sebastián Vettel en reemplazo de Robert Kubica, quien pese a su tremendo accidente, vivió para contarlo y eso es lo más rescatable de la jornada.

- La clave del GP: La frialdad demostrada por Lewis Hamilton durante toda la carrera. Quien
puede creer que este muchacho es un novato? 10 puntos en todo.

- La maniobra del GP:
El terrible accidente de Kubica. Por suerte fue solo un susto mayúsculo.
- El piloto destacado I: Lewis Hamilton. Si el británico continúa conduciendo de esta manera ¿alguien aún tiene dudas de que puede ser campeón del mundo esta misma temporada?
- El piloto destacado II: Nick Heidfeld. Al igual que Hamilton el alemán no falló en ningún momento. Excelente carrera y merecido segundo puesto.
- La sorpresa: El sobrepaso de Takuma Sato a Fernando Alonso en los últimos giros. Difícil de creer aún.
- La decepción I
: La performance de Ferrari. Es cierto que la fortuna no les jugó una buena pasada, pero también es cierto que sus coches estuvieron lejos, muy lejos de la velocidad de los McLaren y BMW.
- La decepción II
: Una vez más Toyota, ¿No llegó la hora de preparar las maletas y marcharse de la F1 a fin de temporada?


2 comentarios:

  1. Fue la mejor carrera que haya* visto en años, muy emocionante ... y lo que más me gustó fue ver a Alonso con problemas y cometiendo errores. No era tan perfecto después de todo.

    El "haya" del quinto párrafo era un allá, seguro secuela de su enfermedad... que espero ya haya salido de su sistema ;)

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias por el comentario y la glosa estimado Patton, usted como siempre muy atento a todo, procederé a corregir y espero no volver a cometer esa clase de horrores.
    Regresando a la carrera, estoy totalmente de acuerdo, parece ser que a Fernando Alonso le pesa bastante el tener un compañero realmente competitivo y que no se arruga ante nada.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.